natural capital for a richer life

Visión

 

greenSand olivino

La tierra durante mucho tiempo fue tan grande y la naturaleza tan poderosa, que los cambios que los hombres introducían solo se hacían visibles a escala reducida. Pueblos crecieron hasta ser ciudades, y los bosques se convirtieron en tierras de cultivo. Desde que existimos, usamos lo que la tierra nos da.

Los desarrollos industriales de los últimos ciento cincuenta años ponen en claro que la manera en que tratamos a la tierra, produce cambios profundos. Así vemos que la temperatura de la tierra está aumentando paulatinamente.

Nos damos cuenta de que toda vida es muy sensible a las oscilaciones de temperatura. Para nosotros un grado más o menos no parece tener mucha importancia, pero la naturaleza reacciona al más mínimo cambio. Para evitar que estos cambios se intensifiquen, tenemos que dejar de romper el equilibrio natural. Eso significa entre otras cosas parar de quemar combustibles fósiles: un cambio de nuestra actitud en la vida. ¡Pasemos a modos de generar energía que no causen un aumento de la temperatura! Realizar la transición hacia un mundo más sostenible toma tiempo, pero podemos empezar hoy.

Resulta que hay un ciclo natural que durante siglos ha estabilizado la temperatura en la tierra: la meteorización de las rocas. La meteorización es una reacción natural de los minerales en las rocas como consecuencia de su exposición a los componentes ácidos en el aire; el CO2 es ese componente ácido. El mineral olivino, muy frecuente en la corteza terrestre, es uno de esas rocas. Olivino liga el CO2 por naturaleza. Nosotros podemos acelerar su proceso de meteorizar al moler el olivino y humedecerlo (dispersándolo en el mar por ejemplo).

Hemos calculado que si esparciéramos poco más que un décimo de milímetro (0,12) de olivino fino sobre la superficie terrestre, se compensaría la emisión de CO2 del mundo entero. Además es una solución muy económica. Entonces ¿porqué no lo haríamos?

 

Visión...

‘No podemos abandoner a la Tierra Madre a su suerte, además ya no es necesario porque podemos empezar hoy con reducir nuestra emisión de CO2, y compensar el resto con olivino, el ligador de CO2 más natural del mundo.’

Inspiración: video Home